sábado, 8 de septiembre de 2012

"El Barril de Amontillado" por Edgar Allan Poe.

Había soportado lo mejor posible los mil pequeños agravios de Fortunato; pero cuando se atrevió a llegar hasta el ultraje, juré que había de vengarme. Vosotros, que tan bien conocéis mi temperamento, no supondréis que pronuncié la más ligera amenaza. Algún día me vengaría; esto era definitivo; pero la misma decisión que abrigaba, excluía toda idea de correr el menor riesgo. No solamente era necesario castigar, sino castigar con impunidad. No se repara un agravio cuando la reparación se vuelve en contra del justiciero; ni tampoco se repara cuando no se hace sentir al ofensor de qué parte proviene el castigo. Es necesario tener presente que jamás había dado a Fortunato, ni por medio de palabras ni de acciones, ocasión de sospechar de mi buena voluntad. Continué sonriéndole siempre, como era mi deseo, y él no se apercibió de que ahora sonreía yo al pensamiento de su inmolación.

Fortunato tenía un punto débil, aunque en otras cosas era hombre que inspiraba respeto y aun temor. Preciábase de ser gran conocedor de vinos. Muy pocos italianos tienen el verdadero espíritu de aficionados. La mayor parte regula su entusiasmo según el momento y la oportunidad, para estafar a los millonarios ingleses y austríacos. En materia de pinturas y de joyas, Fortunato era tan charlatán como sus compatriotas; pero tratándose de vinos antiguos era sincero. A este respecto yo valía tanto como él materialmente: era hábil conocedor de las vendimias italianas, y compraba grandes cantidades siempre que me era posible. Fué casi al obscurecer de una de aquellas tardes de carnaval de suprema locura cuando encontré a mi amigo. Acercóse a mí con exuberante efusión, pues había bebido en demasía. Mi hombre estaba vestido de payaso. Llevaba un ceñido traje a rayas, y en la cabeza el gorro cónico y los cascabeles. Me sentí tan feliz de encontrarle que creí que nunca terminaría de sacudir su mano. Díjele: —Mi querído Fortunato, tengo una gran suerte en encontraros hoy. ¡Qué bien estáis! Pero escuchad; he recibido una pipa que se supone ser de amontillado, mas tengo mis dudas. —¡Cómo! —repuso él.— ¡Amontillado! ¿Una pipa? ¡Imposible! ¡Y en mitad del carnaval! —Tengo mis dudas, —repliqué;— y he cometido la bobería de pagar el precio completo del amontillado antes de consultaros sobre este punto. No podía encontraros y temía perder un buen negocio.

 ¡Amontillado!
Tengo mis dudas,
¡Amontilladol!
Necesito aclararlas.

—¡Amontillado! —Como estáis comprometido, iré a buscar a Luchresi. Si alguno puede decidirlo, será el. El me dirá . . . —Luchresi no puede distinguir el amontillado del jérez. —Y sin embargo, muchos opinan que es tan buen catador como vos mismo. —¡Vamos, venid! —¿Adónde? —A vuestros sótanos. —No, amigo mío; no quiero abusar de vuestros buenos sentimientos. Observo que estáis comprometido. Luchresi . . . —No tengo compromiso; vamos. —No, amigo mío. No es cuestión solamente del compromiso, sino del severo resfriado que os aflige, según veo. Los sótanos son húmedos. Están incrustados de nitro. —Vamos allá, a pesar de todo. El resfriado no significa nada. ¡Amontillado! Seguramente que os han engañado. Y lo que es Luchresi, no sabe distinguir el jérez del amontillado.— Hablando así, Fortunato se apoderó de mi brazo; y después de cubrir mi rostro con una máscara de seda negra y ceñir estrechamente a mi cuerpo un roquelaure, permití que me arrastrara hacia mi palazto.

No había criados en la casa; todos habían salido a divertirse en obsequio a la ocasión. Habíales dicho que no regresaría hasta la mañana siguiente, a la vez que les daba órdenes explícitas de no abandonar el palacio. Sabía yo bien que dichas órdenes eran razón suficiente para provocar la desaparición inmediata de todos y cada uno de ellos tan pronto como hubiera yo vuelto las espaldas.
Cogí dos antorchas de sus candelabros y dando una a Fortunato le escolté a través de una serie de habitaciones hasta el pasillo que conducía a los subterráneos. Bajé una larga escalera de caracol, recomendándole tener precaución cuando siguiera este camino. Llegamos al cabo a la extremidad inferior del descenso, y nos detuvimos juntos sobre el húmedo suelo de las catacumbas de los Montresor.
La marcha de mi amigo era vacilante, y los cascabeles de su gorro repiqueteaban a cada paso.
—¿La pipa? —preguntó.
—Está más allá, —respondí yo; — pero fijaos en las blancas telarañas que relucen en los muros de estas cuevas.—
Volvióse hacia mi y me miró con turbias pupilas que destilaban el reuma de la embriaguez.
—¿Nitro? —inquirió, al fin.
—Nitro, —afirmé.— ¿Cuánto tiempo hace que tenéis esta tos?
—¡Ugh! ¡ugh! ¡ugh! . . . ¡ughl ¡ugh! jugh! . . . ¡ughl ¡ugh! ¡ugh! . . . ¡ugh! ¡ugh! ¡ugh! . . . ¡ugh! ¡ugh! ¡ugh!—
Mi pobre amigo se encontró incapaz de contestar durante largos minutos.
—No es nada,— dijo al cabo.
—¡Vámonos! — exclamé entonces con decisión,— regresemos; vuestra salud es preciosa. Sois rico, respetado, admirado, amado; sois feliz, como lo era yo en otro tiempo. Sois un hombre que haría falta. Para mí esto no significa gran cosa. Regresemos; enfermaréis, y no quiero ser el responsable. Además, allí está Luchresi . . .
 — Basta, — declaró Fortunato; — esta tos no vale nada; no me matará. No moriré, por cierto, de un resfriado.
 — Es verdad, es verdad, — repliqué; — ciertamente que no era mi intención alarmaros sin motivo; pero debéis tomar todas las precauciones necesarias. Un trago de este Médoc nos preservará de la humedad. —
 Diciendo estas palabras rompí el cuello de una botella que cogí de una larga hilera de sus compañeras que yacían entre el polvo.
 — Bebed, — dije, presentándole el vino.
 Levantólo hasta sus labios mirándolo amorosamente. Detúvose luego y me hizo un signo familiar con la cabeza mientras sus cascabeles repiqueteaban.
 — Brindo, — dijo, — por los muertos que reposan a nuestro rededor.
 — ¡Y yo, por vuestra larga vida! —
 Tomó mi brazo de nuevo, y proseguimos.
 — Estas catacumbas son extensas, — opinó.
 — Los Montresor, — repuse, — eran una antigua y numerosa familia.
 — No recuerdo vuestras armas.
 — Un gran pie humano de oro sobre campo de azur; el pie destroza una serpiente rampante cuyas fauces están incrustadas en el taco.
 — ¿Y el lema?  —Nemo me impune lacessit
 — ¡Bien! — exclamó.
 El vino chispeaba en sus ojos, y los cascabeles vibraban. Mi propia fantasía se exaltaba con el Médoc. Pasábamos entre grandes montones de esqueletos mezclados con barriles y toneles en lo más profundo de las catacumbas. Me detuve nuevamente y esta vez me atreví a coger el brazo de Fortunato arriba del codo.
 — ¡El nitro! —exclamé;— mirad, aumenta ahora. Cubre las paredes como musgo. Nos encontramos ahora bajo el lecho del río. Las gotas de humedad escurren entre los huesos. Venid, retrocedamos antes que sea demasiado tarde. Vuestra tos...
 — No vale nada, os digo, —insistió él.— Prosigamos. Pero antes, venga otro trago de Médoc. —
 Rompí una botella de Grave y se la pasé. Vacióla de una vez. Sus ojos relampaguearon con brillo feroz. Rió, y arrojó lejos la botella con un gesto que no pude comprender.
 Miréle sorprendido. Repitió el movimiento, algo grotesco.
 — ¿No comprendéis? — preguntó.
 — No, por cierto, — repliqué.
 — Entonces no pertenecéis a la hermandad.
 — ¿Cómo?
 — No, sois masón.
 — Sí, sí, —aseguré,— sí, sí.
 — ¿Vos? ¡Imposible! ¿Masón?
 — Masón, —repliqué.
 — Un signo, —dijo,— un signo.  — Aquí está, — respondí, sacando una llana de entre los pliegues de mi roquelaure.
 — ¡Os burláis! —exclamó, retrocediendo algunos pasos. Mas veamos el amontillado.
 — Sea así, —repuse, colocando de nuevo la herramienta debajo de mi chaqueta, y ofreciéndole otra vez el brazo, sobre el cual se apoyó epsadamente. Continuamos la ruta en busca del amontillado. Atravesamos una arquería baja, descendimos, seguimos adelante y, descendiendo de nuevo, llegamos a una profunda cripta donde la pesadez del aire ahogaba nuestras antorchas sin permitirlas flamear.
 Al fondo de esta cripta aparecía otra algo menos espaciosa. Sus muros estaban cubiertos de restos humanos alineados hasta la altura de la cabeza, a la manera de las grandes catacumbas de París. Tres lados de la cripta interior estaban aun decorados en esta forma. En el cuarto, los huesos se habían arrojado al suelo y yacían en promiscuidad formando en cierto sitio un montón de regular tamaño. Dentro del muro, puesto así al descubierto por el retiramiento de los esqueletos, apercibimos todavía otra cripta o nicho interior de cuatro pies de profundidad y tres de anchura por seis o siete de altura. Parecía no haberse construido con propósito alguno especial, sino que formaba simplemente el espacio intermedio entre dos de los pilares colosales que sostenían el techo de las catacumbas; y tenía al fondo uno de los muros divisorios de sólido granito.
 En vano Fortunato, levantando su moribunda antorcha, trató de escudriñar el interior del escondrijo . Su débil luz no nos permitió inspeccionarlo en su totalidad.
 — Adelante, —dije yo, — allí está el amontillado. Y en cuanto a Luchresi. . . .
 — Luchresi es un ignorante, —interrumpió mi amigo, avanzando con pasos vacilantes mientras yo seguía, pisándole los talones. Llegó en un momento hasta el fondo del nicho y al encontrarse detenido por la roca, quedó estúpidamente asombrado. Un instante más, y le había yo encadenado contra el granito. Había dos anillos de hierro a distancia de dos o tres pies más o menos uno de otro, horizontalmente. De uno de ellos pendía una cadena corta y del otro un candado. Arrojando los eslabones sobre su cintura, fué para mí labor solamente de unos cuantos segundos asegurarle. Estaba demasiado atónito para resistir. Retirando la llave, salí fuera del escondrijo.
 — Pasad la mano sobre el muro, —insinué;— no podéis dejar de sentir el nitro. En verdad, está eso muy húmedo. Dejadme implorar una vez más vuestro regreso. ¿No? Entonces, positivamente, me veré obligado a abandonaros. Pero antes quiero haceros todas las pequeñas atenciones que estén a mi alcance.
 — ¡El amontillado! — profirió mi amigo, sin recobrarse aún de su estupor.
 — Es verdad, —repliqué,— el amontillado.
 Diciendo estas palabras, me dirigí a la pila de huesos de que antes he hablado. Arrojándolos a un lado, descubri pronto una cantidad de piedras de construcción y argamasa. Con estos materiales y con ayuda de mi llana, comencé a tapiar vigorosamente la entrada del nicho.
  Apenas habría colocado la primera hilera en mi labor de albañilería, cuando pude notar que la embriaguez de Fortunato había desaparecido casi por completo. La primera indicación que tuve de ésta circunstancia fué un sordo y lúgubre lamento que partía del fondo del nicho. No era el lamento de un ebrio. Hubo luego un largo y obstinado silencio. Coloqué la segunda hilera, y la tercera, y la cuarta, y oí entonces furiosas sacudidas a la cadena. El ruido se prolongo por varios minutos, durante los cuales abandoné mi trabajo para escuchar con más satisfacción, y me senté encima de los huesos. Cuando cesó al cabo el chirrido, cogí de nuevo la llana y continué sin interrupción la quinta, sexta y séptima ringlera. El muro elevábase entonces casi a nivel de mi pecho. Me detuve otra vez y levantando la antorcha sobre la abertura, arrojé algunos débiles rayos de luz sobre la figura encerrada dentro.
 Una explosión de agudos y penetrantes gritos, brotando súbitamente de la garganta de la encadenada forma, pareció como si me lanzara violentamente hacia atrás. Por breves instantes temblé, vacilé. Desnudando mi puñal, comencé a tentar el fondo del nicho; pero un momento de reflexión me tranquilizó. Puse la mano sobre la sólida construcción de las catacumbas y me sentí satisfecho. Me aproximé nuevamente al muro, y respondí a los clamores que Fortunato lanzaba. Híceles eco, los sostuve, los sobrepujé en fuerza y en volumen. Cuando hice esto, los gritos se apagaron.
 Era ya la media noche y mi tarea iba a concluir. Había completado la octava, la novena y la decima hilera. Terminaba casi la última, la undécima; faltaba colocar una piedra solamente y la argamasa para asegurarla. Luchaba con su peso, y la había colocado a medias en la posición deseada, cuando partió del fondo del nicho una risa débil que puso los pelos de punta sobre mi cabeza. Sucedióla una voz lastimosa que con dificultad pude reconocer como la del noble Fortunato. La voz decía:
 — ¡Ah!¡ah!¡ah!... ¡eh!¡eh!¡eh!... muy buena broma en verdad, una broma magnífica. Reirémos de buena gana muchas veces acerca de esto en el palazzo , ...¡eh! ¡eh! ¡eh!... nuestro vino...¡eh! ¡eh! ¡eh!
 — ¡El amontillado! — dije yo.
 — ¡Eh! ¡eh! ¡eh!... ¡eh! ¡eh! ¡eh!... sí, el amontillado. Pero ¿no está haciéndose ya muy tarde? ¿No estarán aguardándonos en el palazzo la señora de Fortunato y los demás? Vamonos ya.
 — Sí, —dije yo;— vamonos ya.
 — Por el amor de Dios y Montresor!
 — Sí, —repetí;— ¡por el amor de Dios! —
 Mas aguardé en vano respuesta a estas ultimas palabras. Me impacienté. Llamé en alta voz:
 — ¡Fortunato! —
 No obtuve contestación. Llamé de nuevo: Tampoco hubo respuesta. Introduje una antorcha por la abertura que quedaba y la dejé caer dentro. Sólo respondió un repiqueteo de los cascabeles. Mi corazón se oprimió; sin duda la humedad de las catacumbas era la causa. Me apresuré a terminar mi labor. Forcé la ultima piedra hasta colocarla en posición, luego la aseguré con argamasa. Contra la nueva obra de albañilería elevé la trinchera de huesos. Por más de medio siglo ningún mortal los ha removido jamás.
¡In pace requiescat!

No hay comentarios:

Citas

"Cuando el poder del amor supere el amor al poder, el mundo conocerá la paz".
- Jimi Hendrix

"Sólo es útil el conocimiento que nos hace mejores".
- Socrates

"La paz no se escribe con letras de sangre, sino con la inteligencia y el corazón".
- Juan Pablo II

"A veces sentimos que lo que hacemos es tan sólo una gota de agua en el mar, pero el mar sería menos si le faltara una gota".
- Madre Teresa de Calcuta

"No somos enemigos, sino amigos, no debemos ser enemigos. Si bien la pasión puede tensar nuestros lazos de afecto jamás debe romperlos. Las místicas cuerdas del recuerdo resonarán cuando vuelvan a sentir el tacto del buen ángel que llevamos dentro".
- Abraham Lincoln

"La Educación es el pasaporte hacia el futuro, pues el mañana pertenece a aquellos que se preparan para él, hoy".
- Malcolm X

"Yo no estudio para saber mas, sino para ignorar menos".
- Sor Juana Inés de la Cruz

"Lo que no me mata, me hace más fuerte".
- Friedrich Nietzsche

"Todos los hombres mueren, pero no todos realmente viven".
- Sir William Wallace

"El Amor es la fuerza más humilde, pero la más poderosa de que dispone el ser humano".
- Mahatma Gandhi

"Luchar para vivir la vida, para sufrirla y para gozarla... La vida es maravillosa si no se le tiene miedo".
- Charles Chaplin

"Hemos aprendido a volar como los pájaros, a nadar como los peces; pero no hemos aprendido el sencillo arte de vivir como hermanos".
- Martin Luther King

"El tiempo es muy lento para los que esperan, muy rápido para los que temen, muy largo para los que sufren, muy corto para los que gozan; pero para quienes aman, el tiempo es la eternidad".
- William Shakespeare

"En la lengua consisten los mayores daños de la vida humana".
- Miguel de Cervantes Saavedra

"El hombre es en verdad el rey de todos los animales, pues su crueldad sobrepasa a la de estos. Vivimos de la muerte de otros. ¡Somos tumbas andantes!. Llegará el día en que los hombres serán juzgados por la muerte de un animal como hoy se juzga el asesinato de un hombre. Llegará el tiempo en que comer carne será condenado como hoy se condena el comerse a nuestros semejantes, es decir, el canibalismo".
- Leonardo da Vinci

"Si sirves a la naturaleza, ella te servirá a ti".
- Confucio

"Cuando te enfoques en cosas más grandes... Más grandes que tú y tú vida, encontrarás la paz".
- Angelina Jolie

"La guerra es una invención de la mente humana; y la mente humana también puede inventar la paz".
- Winston Churchill

"La mejor vida no es la más larga, sino la más rica en buenas acciones".
- Marie Curie

"La felicidad es amor, no otra cosa. El que sabe amar es feliz".
- Hermann Hesse

"El lujo es la necesidad de los que ya no tienen necesidades".
- Coco Chanel

"El dinero es tu medio de supervivencia. El veredicto que pronuncies sobre tu fuente de subsistencia es el veredicto que pronuncies sobre tu vida. Si la fuente está corrupta, has maldecido tu propia existencia. ¿Has conseguido tu dinero mediante fraude? ¿Comerciando con los vicios o la estupidez de los hombres? ¿Sirviendo a necios, en la esperanza de conseguir más de lo que merece tu habilidad? ¿Rebajando tus estándares? ¿Haciendo trabajo que desprecias para compradores de los que te burlas? Si es así, entonces tu dinero no te dará ni un momento ni un céntimo de alegría. Entonces, todas las cosas que compres se convertirán no en un tributo hacia ti, sino en un reproche; no un logro, sino un recordatorio de vergüenza".
- Ayn Rand

"La libertad no tiene apellidos y la democracia no tiene colores".
- Óscar Arias Sánchez

"No fracasa en este mundo quien le haga a otro más llevadera su carga".
- Charles Dickens

"No te tomes la vida tan en serio, a fin de cuentas, no saldrás vivo de ella".
- Les Luthiers

"La verdad es rara vez pura y nunca sencilla".
- Oscar Wilde

"Un amigo puede compararse como la obra maestra de la naturaleza".
- Ralph Waldo Emerson

"El hombre es un desgraciado, un animal defectuoso".
- Enrique Bunbury

"Y al final para un hombre de mundo es muy exotico volver a casa".
- Enrique Bunbury

"Las grandes cosas no se hacen por impulso, sino por una serie de pequeñas cosas puestas juntas".
- Vincent Van Gogh

"Si no tienes tiempo para hacer bien las cosas a la primera, ¿tendrás tiempo para volverlas a hacer?".
- Anónimo

"Solo los idiotas se reusan a cambiar su manera de pensar".
- Brigitte Bardot

"Dejamos de temer aquello que se ha aprendido a entender".
- Marie Curie

"El miedo es el más ignorante, el más injurioso y el más cruel de los consejeros".
- Edmund Burke

"Las heridas que no se ven son las más profundas".
- William Shakespeare

"En nuestros locos intentos, renunciamos a lo que somos por lo que esperamos ser".
- William Shakespeare

"Es mejor morir de pie que vivir de rodillas".
- Emiliano Zapata

"Es mejor encender una vela que maldecir la oscuridad".
- Confucio

"La vida no es importante a menos que influyas en la vida de otros".
- Jackie Robinson

"¿Quieres cultura, libertad, igualdad, justicia? Pues ve y conquístala, no quieras que otros vengan a dártelas".
- Ricardo Mella

"Felicidad no es hacer lo que uno quiere, sino querer lo que uno hace".
- Jean Paul Sartre

"Al amor le faltan líderes, y a los líderes les falta amor".
- Shakira Isabel Mebarak Ripoll

"La vida no tiene demasiada importancia y, sin embargo, con ella se puede hacer algo sumamente atrevido".
- César Aira

"Una rosa es inalcanzable si te preocupas de salir herido por las espinas".
- Angelo Anfossi Mera

"El futuro tiene muchos nombres. Para los débiles es lo inalcanzable. Para los temerosos, lo desconocido. Para los valientes es la oportunidad".
- Victor Hugo

"Lo único que se necesita para que triunfe el mal, es que la gente buena no haga nada...".
- Edmund Burke

"La imaginación nunca se sacia; tiene por cárcel todo el universo".
- Benjamín Jarnés

"Haz de tu vida un sueño, y de tu sueño una realidad".
- Antoine de Saint-Exupéry

"El amor es una enfermedad que una vez contraída no se cura y por más que uno quiera perdura y se contagia con facilidad".
- Antonio Vega

"No son las catástrofes, ni los asesinatos, ni las muertes, ni las enfermedades, las que nos envejecen y nos matan; es la forma como la gente mira y ríe, y sube corriendo las escalinatas de los autobuses".
- Virginia Woolf

"Carpe diem quam minimum credula postero (Vive el momento, no confíes en el mañana)".
- Horacio

"Sueña como si fueras a vivir para siempre. Vive como si fueras a morir hoy".
- James Dean

"Nunca dejes de sonreír, ni siquiera cuando estés triste, porque nunca sabes quien se puede enamorar de tu sonrisa".
- Gabriel García Márquez

"Da siempre lo mejor... y lo mejor vendrá".
- Anónimo

"La mejor forma de vencer las dificultades es atacándolas con una magnífica sonrisa".
- Robert Baden-Powell

"Estar preparado es importante, saber esperar lo es aún más, pero aprovechar el momento adecuado es la clave de la vida".
- Arthur Schnitzler

"Cuando el razonamiento sano y el amor tanto el propio como el que se siente hacia los demás obtengan el predominio en la vida, el hombre se hará el verdadero creador de su propia existencia".
- Néstor Ivanóvich Majnó

"Una sonrisa significa mucho. Enriquece a quien la recibe; sin empobrecer a quien la ofrece. Dura un segundo pero su recuerdo, a veces, nunca se borra".
- Anónimo

"Hay dos cosas que son infinitas: el universo y la estupidez humana; de la primera no estoy muy seguro".
- Albert Einstein

"Vive tu vida de tal manera que cuando pongas tus pies en el suelo cada mañana, hasta el mismo Diablo se estremezca y diga: ¡¡Chingada madre, ya se levanto este cabrón(a)!!".
- Anónimo

Citas de Películas, TV y Otros Medios

"El odio es una carga, la vida es demasiado corta como para estar enojado todo el tiempo".
- Daniel Vinyard en Historia Americana X.

"La gente no debería de temerle a sus gobernantes, los gobernantes deberian de temerle a su gente".
- "V" en V de Venganza.

"No hay mañana, sólo hoy".
- Frase de la película Rent.

"Si sólo tienes un momento, una oportunidad; ¿La tomarías o la dejarías pasar?".
- Frase de la película 8 Mile.

"La voluntad lo es todo. La voluntad de actuar".
- Henri Ducard (Ra's Al Ghul) en Batman Inicia.

"No es lo que eres por dentro lo que te define, sino lo que haces".
- Rachel Dawes en Batman Inicia.

"Lo que hacemos en la vida, hace eco en la eternidad".
- Maximo Decimo Meridio en Gladiador.

"Una vela no pierde su luz por compartirla con otra".
- Frase de La Lista de Schindler.

"Todo lo que tienes que decidir es qué hacer con el tiempo que se te ha dado".
- Gandalf El Gris en El Señor de los Anillos: La Comunidad del Anillo.

"Sin sacrificio no hay victoria".
- Archibald Witwicky en Transformers.

"El miedo es incesante. Pero aceptarlo... te hace más fuerte".
- Rey Leonidas de Esparta en 300.

"... O todo el mundo esta loco o Dios es sordo".
- Enrique Bunbury en el tema Sácame de aquí (del álbum Flamingos).

"La discrecion es una gran cualidad que escacea en nuestros días".
- Enrique Bunbury en el tema Anidando liendres (del álbum El viaje a ninguna parte).

"Quien salva una vida, salva al mundo entero".
- Tomada de La Lista de Schindler.

"Cuando una buena persona muere, el mundo debería sentir el impacto. Alguien debería notarlo. Alguien debería enojarse". Dra. Allison Cameron en House.

"El Infierno es vivir cada día sin saber la razón de tu existencia". Marv en Sin City.

"La apatía es la solución, es decir, resulta más fácil abandonarse a las drogas que enfrentarse a la vida, robar lo que uno quiere que ganárselo, pegar a un niño que enseñarlo. Por otra parte el amor requiere esfuerzo, trabajo". Detective William Somerset en Se7en.

"Nemo vir est qui mundum non reddat meliorem (¿Que hombre es un hombre si no mejora al mundo)". Balian de Ibelin en Cruzada.

Vete a la Versh

Vete a la Versh

Amazon

La Vita è Bella

Radeo - The heat - 000026

The CROW

TheCROW
If the people we love are stolen from us, the way to have them live on is to never stop loving them. Buildings burn. People die. But real love is forever.

El Universo.

La unidad es la variedad, y la variedad en la unidad es la ley suprema del universo.

Naturaleza.

Las obras de la Naturaleza, no inferiores a las del genio, se imponen por cuanto participan de lo absoluto.

I swear I’ll never give in
I refuse